«CINCO JOYAS DE RIBERA DEL DUERO» por EL MUNDO-METROPOLI Planes

UN VIAJE AL PASADO en Bodegas Ismael Arroyo-ValSotillo

 

Herencia de los abuelos.

Ismael Arroyo, impulsor de la creación de la D.O. https://www.riberadelduero.es/

Laberinto de galerías subterráneas del siglo XVI para la crianza de sus vinos.

Leer en el enlace:

https://www.elmundo.es/metropoli/otros-planes/2021/06/05/60b89122fc6c837e398b45fe.html?fbclid=IwAR3yoCabhmf56zp3374swXrTWMi0eQduFAAUq4JtuMD4ULZFJIYQJkc8-Co

 

 

 

 

 

La alucinante red de bodegas y lagares históricos en Sotillo de la Ribera

 

 

Plano general del conjunto de bodegas y lagares históricos de Sotillo de la Ribera

 

Sotillo de la Ribera conserva un excepcional conjunto de lagares y bodegas subterráneas desde el siglo XVI.   Por su cantidad, dimensiones y ubicación,  un estudio lo ha catalogado  como referente en  la provincia de Burgos y en toda Castilla y León.  Bodegas Ismael Arroyo-ValSotillo  es propietaria de una de ellas, donde elabora la crianza de los vinos y está abierta a visitas.

Actualmente se conservan en el cerro de San Jorge en Sotillo de la Ribera 99 lagares, 86 bodegas subterráneas  y 130 zarceras (o respiraderos), que han llamado la atención de los investigadores por varias razones:

  • Capacidad: en conjunto elaboraban 3,3 millones de litros de vino, una cantidad inmensa para un municipio tan pequeño, lo que demuestra que la producción y elaboración de vino era una actividad económica muy relevante en este pueblo desde el siglo XVI y había una importante comercialización de este producto.
  • Longitud y belleza: Sumando todas las galerías subterráneas recorreríamos tres kilómetros; además, la mayoría exhiben preciosas bóvedas de cañón realizadas con piedra de sillería.
  • Estado de conservación: el 80% de las bodegas están en muy buen estado y el 40% de los lagares son reconocibles. En cuanto a las zarceras, con profundidad entre 13 y ¡30! metros, sumarían todas juntas… ¡1.700 metros! Lo cual da una idea de la magnitud de la obra.

 

 

 El conjunto de bodegas y lagares de Sotillo de la Ribera data del siglo XVI.

 

El origen de este impresionante conjunto de bodegas y lagares se sitúa en el siglo XVI. En el XVII abundan los documentos que hablan de “100 cuevas” y de los aforos de vino de la localidad.  Y en el siglo XVIII, época de esplendor en la Ribera del Duero, aumentó la capacidad de las bodegas alargando las galerías subterráneas y se renovaron las fachadas.

Pero hay más documentos posteriores que hablan de la calidad del vino de Sotillo de la Ribera y de la singularidad de sus lagares y bodegas.  Como el diploma de 1902 otorgado en Burgos, una fotografía de hace más de 100 años de la gente del pueblo en el cerro de San Jorge y  el concurso de vinos de 1948, que conservamos en nuestra bodega.

 

                                                                                       Diplomas de vino 1902 y 1948

 

Cerro de San Jorge a principios del siglo XX

Fotografía de hace 100 años con las bodegas y lagares de fondo.

 

Estas edificaciones estuvieron en funcionamiento hasta la década de los años 70.   Hoy en día las usan  16 pequeños elaboradores  particulares y  24 peñas, asociaciones gastronómicas o cuadrillas de amigos, como sede.

Bodegas Ismael  Arroyo-ValSotillo es la única elaboradora de la Denominación de Origen Ribera del Duero que utiliza su imponente bodega subterránea del siglo XVI  para la elaboración de sus vinos.

Foto de la nave de entrada a Concejo: Pie de foto: ValSotillo realiza la crianza de los vinos en esta bodega del XVI, abierta al turismo.

Tiene una longitud total de ¡478 metros! y zarceras de 30 metros de profundidad, así como una bóveda de cañón de piedra y arcos de sillería. En  ella se realiza la crianza del vino en barricas de roble, por sus condiciones excepcionales: una temperatura constante (entre 11 y 12 grados C), la oscuridad y el silencio.

 

ValSotillo realiza la crianza de los vinos en esta bodega del XVI

 

 

Cinco vinos ValSotillo, en el pódium de las mejores guías


                Gama de vinos elaborados en Bodegas Ismael Arroyo-ValSotillo

                Cinco de los vinos que elaboramos en Bodegas Ismael Arroyo-ValSotillo han subido al pódium  de las mejores puntuaciones de críticos y guías de vinos europeos.

 

A nivel internacional los vinos ValSotillo  han sido incluidos en el informe de los Top 100 de la Ribera del Duero que ha elaborado Tim Atkin,  prestigioso crítico y Master of Wine británico. Además, este año aparecen también en la revista alemana Falstaff una referencia para los profesionales del sector.  Y en España han sido calificados por las conocidas guías Peñín , Gourmets y Wine Up.

 

“Pocas bodegas en la Ribera del Duero acumulan 40 cosechas”, dice Tim Atkin del Valsotillo VS 2016 40 Aniversario “y este vino es un elegante tributo a su fundador, Ismael Arroyo”. “Bodegas Ismael Arroyo elabora impresionantes vinos con sus viñedos de altura en Sotillo de la Ribera”, reitera.

 

Éstas han sido las primeras clasificaciones obtenidas este año:

ValSotillo Gran Reserva 2014
90 Tim Atkin
ValSotillo VS 2016 “40 Aniversario”
95 Gourmets, 95 Tim Atkin, 94 Vivir el Vino, 93 Peñín
ValSotillo VS Reserva 2016
94 Gourmets, 94 Tim Atkin, 90 Wine Up
ValSotillo Reserva 2015
95 Gourmets, 90 Peñín, 92 Wine Up
ValSotillo Crianza 2016
92 Tim Atkin, 92 Falstaff, 89 Peñín, 90 Wine Up
ValSotillo Finca Buenavista 2017
91 Tim Atkin

 

Y éstos algunos de los comentarios.
Tim Atkin: “Elaborado con Tinto Fino de viñas de 100 años en Sotillo de la Ribera, es extraordinariamente complejo, balsámico y sabroso, con notas de tabaco, taninos redondeados y mineralidad. Toques de hierbas, menta y largo final”. ValSotillo VS 2016 40 Aniversario.

 

 

Falstaff Magazine: “Mermelada de frutos del bosque oscuro, ralladura de naranja, ciruelas, algo de tabaco, especias de madera fina, un bouquet único. Jugoso y equilibrado, cerezas frescas, estructura viva, taninos finos-especiados, mineral y bien adherente, elegante” ValSotillo Crianza 2016.

                        Calificación del Crianza ValSotillo 2016 en la guía alemana Falstaff.

 

 

 

ValSotillo VS 2016 – 40 aniversario, un vino especial.

En Bodegas Ismael Arroyo estamos celebrando nuestro 40 aniversario y por ello hemos elaborado un vino especial y exclusivo, ValSotillo VS 2016 – 40 aniversario.

En otoño de 1979 Ismael Arroyo, ayudado por su familia, empezó a elaborar su primera cosecha como bodeguero particular en Sotillo de la Ribera. En la primavera de 1980 salían al mercado las primeras botellas de Bodegas Ismael Arroyo con las marcas Mesoneros de Castilla y ValSotillo.

40 años después queremos conmemorar este importante hito. Y lo hemos hecho elaborando un vino especial y exclusivo, ValSotillo VS 2016 – 40 aniversario. Se trata de una producción limitada, de tan sólo 9.820 botellas de 75 cl y 198 botellas Magnum. Todas ellas distinguidas con una etiqueta conmemorativa del 40 aniversario.

Y es especial porque ha sido elaborado con uva 100% Tinta del País (Tempranillo), seleccionada de viñas centenarias plantadas en colinas, en terrenos de escasa producción ubicados únicamente en Sotillo de la Ribera.

El vino ha pasado  24 meses en barricas de roble americano y francés, en la bodega subterránea del siglo XVI, a una temperatura constante de 12ºC, estas condiciones  hacen que nuestros vinos tengan una excelente crianza y conserven esa elegancia y riqueza de sensaciones.

Una vez embotellado, el vino permanece en botellero en la bodega subterránea hasta su salida al mercado.

CATA

Presenta un bonito color cereza con  borde granate.

Aroma genuino de la variedad y de esta tierra original, huele  a fruta madura, a especias, roble cremoso y tostados.

En boca es sabroso y largo, un vino  con carácter y final elegante.

Es un vino exclusivo, con una capacidad de evolución extraordinaria que aguantará muy bien el paso del tiempo.

 

 

Enoturistas durante la cata  - México

Enoturistas durante la cata - México

Enoturistas de 42 países en ValSotillo

En Bodegas Ismael Arroyo-ValSotillo hemos recibido en 2019 a cerca de 4.000 enoturistas, el 57% internacionales y el 43% nacionales. El total de visitantes extranjeros ha ascendido a 2.200, un 10% más que el año anterior, y han llegado procedentes de 42 países, 10 más que en 2018.

Los meses de mayor afluencia de visitas han sido mayo, con casi 600, y junio, que se acerca a los 500; lo que supone una media de 25/30 visitantes diarios.

En cambio, los meses de invierno (diciembre, enero y febrero) son más tranquilos, aunque oscilan entre los 124 y los 188 visitantes, (entre 6 y 10 diarios). La bodega está abierta a las visitas todo el año de lunes a sábado, en horario de mañana y tarde.

 

La belleza e historia de nuestra bodega subterránea del siglo XVI y el esfuerzo de toda la familia por hacer visitas muy personalizadas, ofreciéndoles una experiencia única, es posiblemente uno de los atractivos que encuentran nuestros visitantes en ValSotillo.

Por ello no buscamos cada año batir records de visitas, sino ofrecer calidad y atención personalizada, que el enoturista se lleve una experiencia única.

Estamos además adheridos a la Ruta del Vino Ribera del Duero, que fue en 2018 la tercera más visitada en toda España y somos una de las bodegas fundadoras de la Denominación de Origen Ribera del Duero, que va ganando cada vez más popularidad y prestigio en el exterior.

Bodegas Ismael Arroyo en Wine Trails

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Las publicaciones de periodistas en el New York Times o en libros como Wine Trails , editado por Lonely Planet, son también referencias para nuestros visitantes, tal y como nos comentan a su llegada a la bodega. Y los artículos y blogs de aficionados al vino:  https://www.wineandfriends.net/post/valsotillo-trip-report-june-2019

Bodegas Ismael Arroyo-ValSotillo ha cumplido en 2019 su 40 aniversario elaborando vino bajo las marcas Mesoneros de Castilla y ValSotillo. En 1979 fuimos una de las bodegas pioneras en embotellar vino bajo una marca, y junto a un puñado de elaboradores trabajamos para fundar, en 1982, la Denominación de Origen Ribera del Duero.

 

Vinos ValSotillo y Mesoneros de Castilla

Nuestra historia como bodega es la historia de esta región vitivinícola, pues nuestros antepasados ya elaboraban vino en nuestro pueblo, Sotillo de la Ribera, vino que se vendía fuera de la localidad, incluso en capitales como Burgos o Madrid, en los siglo XVII y XVIII y alguna vez también se vendió en Burdeos cuando allí atacó la filoxera , según viene referenciado en numerosos documentos.

De esa elaboración tradicional y tan antigua conservamos documentos, así como los lagares donde se pisaban las uvas y las bodegas subterráneas. Todo esto es mostrado y explicado a los turistas y aficionados que nos visitan.

En ValSotillo nos encanta recibir visitantes, si bien aconsejamos pedir cita previamente. Nuestro contacto es el siguiente: +34 947532309  bodega@valsotillo.com.

Más información de horarios y precios, en el  siguiente apartado de la web: https://www.valsotillo.com/enoturismo/

1979-2019: 40 aniversario de Bodegas Ismael Arroyo-ValSotillo

En 1979 Ismael Arroyo junto con su esposa e hijos, descendientes de viticultores desde varias generaciones, creamos Bodegas Ismael Arroyo-Valsotillo. Continuamos así la tradición de los abuelos y bisabuelos. Impulsores de la DO Ribera del Duero, hoy en día nuestros vinos y nuestra bodega subterránea del siglo XVI atraen a visitantes de todo el mundo.

Los abuelos Elpidio y  Vidal hacían vino en los lagares familiares y lo guardaban en las bodegas subterráneas del cerro de San Jorge. Y anteriormente lo hicieron sus abuelos y bisabuelos. Ismael y su familia también conocimos esta laboriosa forma de hacer vino, que se vendía siempre a granel.

Pero un buen día Ismael, que trabajó una temporada como transportista y le encargaban en otras ciudades botellas de vino para regalar, pensó… “¿y por qué no puede ser el mío?”. La familia tenía viñas, conservaba una preciosa bodega subterránea histórica… así que decidimos embarcarnos en esta aventura empresarial.

Los comienzos no fueron fáciles. A finales de los 70 en la Ribera del Duero no había apenas bodegas elaboradoras. Y se había arrancado mucho viñedo. Así que hubo que trabajar mucho y luchar por poner el vino en el mercado.

Afortunadamente empezó a surgir un cierto interés por crear una denominación de origen en esta región vitivinícola. La Administración contó con los pocos viticultores que ya estaban embotellando, entre ellos nosotros, y en 1982 era ya una realidad.

Paralelamente acondicionamos la bodega subterránea del siglo XVI que teníamos en el cerro de San Jorge para guardar las barricas donde harían la primera crianza de ValSotillo.  Lo veíamos muy claro. Eran unas galerías con las condiciones ideales,  una temperatura constante de entre 11 y 12 grados y sin filtraciones de agua.   Con arcos de piedra y de dimensiones tan impresionantes que se empezó a enseñar a los aficionados que se acercaban a Bodegas Ismael Arroyo.

40 años después recibimos a diario visitantes  tanto de España como del extranjero, llegando a venir en 2018  personas de 30 países distintos de los cinco continentes.

La bodega sigue siendo sobre todo familiar. Con una producción de unas 250.000 botellas, elaboramos rosado, tinto joven , tinto con barrica, crianza, reserva y gran reserva.

Nuestra filosofía es una elaboración lo más tradicional y natural posible, que empieza siempre en la viña. Los viñedos  están en pequeñas parcelas, variedad Tinta del País, (autóctona), cepas en vaso, ubicadas en laderas, sin riego, sin fertilizantes ni productos químicos, ni herbicidas. Una buena poda y el control de la producción eliminando racimos permite que las uvas maduren sin problemas.  La  vendimia se realiza  siempre a mano,  seleccionando los racimos en la viña.

En la elaboración, no utilizamos levaduras artificiales, porque la fermentación alcohólica arranca todos los años de manera espontánea y sin dificultades, ya que las levaduras naturales no se han eliminado al no utilizar ningún producto químico.

La crianza se realiza en barricas de roble francés y americano en la bodega subterránea a baja temperatura, lo que permite reducir al mínimo el uso de sulfitos.

Actualmente nuestro mercado es un 40% de las ventas  en nacional  y  también exportamos  el 60% de nuestra producción a muchos países de Europa, Asia y América, y también ha llegado nuestro vino a Australia.

Estamos orgullosos de lo que hemos conseguido en estos 40 años, un largo camino con sus mejores y peores momentos, pero el balance es positivo y el futuro se presenta optimista, porque una tercera generación está empezando a trabajar en la bodega.

A los viticultores que nos venden la uva, a nuestros distribuidores en España y el extranjero, comerciales,  empleados fijos y temporales, diseñadores, periodistas, a nuestros numerosos visitantes,  a nuestras familias que siempre apoyan; a todos los que hacen posible que ValSotillo siga ahí… ¡Feliz 40 aniversario!

Los enoturistas extranjeros superan por primera vez a los nacionales en ValSotillo

  • Los viajeros de Estados Unidos lideran las visitas internacionales
                       Universitarios de Michigan (EEUU)

Las visitas de enoturistas extranjeros a Bodegas Ismael Arroyo-ValSotillo han aumentado en 2018 hasta el punto de que, por primera vez, han superado a las nacionales.

Alrededor de 2.000 visitantes de hasta 32 países distintos llegaron a Valsotillo, de los cuales 1.400 proceden de Estados Unidos. La cifra de enoturistas americanos ha aumentado considerablemente sobre todo desde el año 2015, según los datos recogidos durante más de una década por Marisa Arroyo.

                                      Enoturistas de Boston (EEUU)

Los restantes enoturistas extranjeros  proceden de un listado de 31 países, México, Portugal, Suiza, China, Puerto Rico, Bélgica, República Dominicana, Rusia, Canadá,  Alemania, UK,  Francia, Australia, Panamá, Argentina, Dinamarca, Filipinas, Holanda, Ecuador, Colombia, Rumanía, Israel. Italia, Japón, Suecia, Turquía, Corea, Perú, Taiwán, Brasil.  Son siete países más que en 2018.  En 2010 los visitantes llegaron de 12 países y en 2014 de 25.

 

La mayoría de los enoturistas  internacionales  acuden a través de  agencias de enoturismo, aunque también contactan directamente por correo electrónico, atraídos por los buenos comentarios que encuentran en internet sobre la bodega.   Otros la visitan porque  han probado ValSotillo en su país de origen.   Asimismo ha habido casos  que se han decidido a venir tras leer el artículo de Jada Juan en el New  York Times calificando a ValSotillo como su bodega “favorita”.

                        Visita de Manila (Filipinas) y EEUU


Una de las cosas que más atrae a los extranjeros
, sobre todo a americanos, a Bodegas Ismael Arroyo-ValSotillo es su historia y patrimonio vitivinícola medieval.  Es decir, los 400 años de historia del vino y tradición que pueden “vivir” de primera mano a través de las explicaciones de Miguel Ángel o Ramón Arroyo Callejo, descendientes en línea directa de familias productoras de vino en Sotillo de la Ribera desde al menos el siglo XVII.

                        Bodega subterranea siglo XVI – 400 años de historia

También porque viven una auténtica inmersión histórica a través del recorrido por  la espectacular bodega excavada a mano en la roca del cerro de San Jorge, a la cual se accede desde la pequeña puerta de entrada original, bajando 16 escaleras, y  que impresiona por las  dimensiones y  belleza de sus naves, habiéndose  conservado exactamente igual que hace 400 años.

La visita en ValSotillo se completa mostrando a los visitantes  documentos de 1670, 1787, 1902 o 1948, que les permite hacerse una idea de la importancia que tenía Sotillo de la Ribera como mínimo desde el siglo XVII como municipio productor  y abastecedor de vino.  Todo ello hace que esta visita enoturística  en la DO Ribera del Duero sea única y excepcional, ya que les permite conocer con todo detalle los orígenes de esta región vitivinícola y la importancia del vino desde la Edad Media.

                           Visita de EEUU y República Dominicana

Los visitantes españoles, con amigos o en familia

Los visitantes nacionales (1.800 en 2018) también valoran este contacto con la historia y la impresionante bodega. Suelen ser grupos de amigos o familias con niños, habiendo detectado en nuestra bodega un importante incremento de este turismo familiar

Los más pequeños disfrutan con el paseo de casi un kilómetro a través de las galerías excavadas en roca y después en la cata con los manteles y juegos que pone a nuestra disposición la Ruta del Vino Ribera del Duero, a la cual estamos adheridos como bodega. Asimismo, en vendimias se les ofrece otros alicientes, como degustar el mosto o probar las uvas.

                     Somos pioneros en enoturismo familiar y con amigos

Lo que ha llamado la atención en 2018 ha sido una mayor desestacionalización del enoturismo. Aunque el otoño (de septiembre a noviembre, ambos incluidos)  y la primavera (de abril a junio), son  las épocas preferidas por los turistas del vino para viajar, este año hemos registrado visitas hasta en la última semana de 2018,  y la primera de 2019, en plenas fiestas navideñas. 

                        

LA VENDIMIA. ¿Cómo lo hacemos en Bodegas Ismael Arroyo-ValSotillo?

Uno de los momentos más intensos en la bodega es la vendimia. Las dos primeras semanas de octubre son las fechas más habituales de recogida de la uva en la Ribera del Duero.

La vendimia es el final de todo un año de trabajo en las viñas.  Septiembre es un mes decisivo en Ribera del Duero para la maduración de la uva.

En ValSotillo empezamos a finales de agosto a comprobar la carga de las cepas y a eliminar racimos para dejar una producción entre 5.000 y 6.000 kilos por hectárea favoreciendo una maduración más homogénea.

A medida que avanzan las semanas vigilamos el estado de la uva, su color, el nivel de azúcar, las semillas… Y estamos atentos a las analíticas que nos llegan de nuestro laboratorio o desde el Consejo Regulador de la DO. Todos estos parámetros influyen en la decisión de la fecha de inicio.

En nuestra bodega se vendimia a mano, con trabajadores temporeros. La selección de los racimos se hace en el campo. 
Cuando la uva llega a la bodega en cajas o remolques, un veedor de la DO controla también su estado.

Tras el pesado se echa en la tolva y después de pasar por la despalilladora se van llenando los distintos depósitos.

Todo este proceso, desde la recepción de la uva hasta el final de la maloláctica, puede suponer unos dos meses:  mucho más intensos las primeras semanas, cuando se simultanea en la bodega la recepción de la uva con la elaboración del vino; más relajados a medida que pasan las semanas. 

La fermentación alcohólica, que transforma el azúcar en alcohol, comienza de forma espontánea en los depósitos, con la acción de las levaduras autóctonas que tiene la propia piel de la uva. En ValSotillo no añadimos levaduras comerciales.

Durante este proceso se remontan varias veces los depósitos, procurando mojar la capa de pieles que se queda en la parte superior con el vino, para extraer color, aromas, taninos…

El aire se impregna primero del aroma dulzón del mosto, y luego del más intenso de la fermentación. Cuando ésta termina se realiza el “descubado” o extracción de los restos de uvas y pieles que se someterán a un suave prensado.

El vino inicia entonces en los depósitos una segunda fermentación, la maloláctica, que transforma el ácido málico en láctico.

Esta es una época también muy atractiva para los amantes del vino.

Junto con la Ruta del Vino Ribera del Duero, ofrecemos actividades especiales, como cata de uvas, degustaciones de mosto recién extraído, y a los niños les repartimos  manteles para pintar, favoreciendo también un enoturismo más familiar.

A finales de noviembre las viñas, que han estado exhibiendo sus magníficos colores de otoño, pierden ya las hojas y se puede empezar a podar. Comienza entonces un nuevo ciclo en el campo.

 

 

ValSotillo… “mi favorita”

A principios de 2018 el prestigioso periódico The New York Times publicaba en su sección de viajes la lista de los 52 lugares del mundo para visitar en 2018, según los criterios de uno de sus periodistas, Andrew Ferren: “52 Places to GO in 2018”. Entre ellos figuraban dos destinos españoles: Ribera del Duero y Sevilla.

Este ranking es uno de los esperados por el sector turístico y siempre provoca curiosidad.

Unos meses después otra reportera viajera del mismo periódico, Jada Yuan, ha decidido realizar una ruta por estos dos lugares recomendados y ofrecer sus impresiones de esta experiencia.

Para la ruta de enoturismo ha elegido a una agencia, Turismo del Vino, con la que trabajamos desde hace tiempo. Y al parecer la experiencia en ValSotillo no ha defraudado a Jada Yuan, que ha calificado a nuestra bodega como su favorita dentro de las que visitaron.

Nuestra última parada, ValSotillo, fue mi favorita. Los dos hermanos que dirigen la bodega hacen su vino en unas cuevas del siglo XVI excavadas a mano. Y su Gran Reserva era tan memorable que al día siguiente hice un rodeo de una hora para comprar una botella al increíble precio de 42 euros”, dice Jada.

El reportaje detalla sobre todo impresiones y vivencias en su recorrido. Y eso es lo que intentamos ofrecer desde ValSotillo: nuestras vivencias, las de nuestros antepasados, nuestra historia y la de la vid y el vino como modo de vida de un pueblo. Experiencias.

Este es el reportaje completo de Jada Juan en Ribera del Duero y Sevilla:

https://www.nytimes.com/2018/08/07/travel/spain-seville-ribera-del-duero-wine-tapas-dancing.html?hp&action=click&pgtype=Homepage&clickSource=story-heading&module=second-column-region&region=top-news&WT.nav=top-news